• Mujeres de la Política

El mensaje equivocado en la Comunicación Gubernamental



Por: Martha Hernández @Marthachester

Se ha generado una gran polémica en Colombia porque El Ministerio del Interior ha nombrado como Director de Víctimas del Conflicto Armado a Jorge Tovar Vélez, el hijo de Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”, sanguinario jefe paramilitar del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, quien es responsable de 333 masacres en el norte del país. 


“Jorge 40” actualmente está pagando una condena de 16 años de cárcel en Estados Unidos por narcotráfico, y al regresar a Colombia deberá pasar más de 30 años en prisión por los delitos de lesa humanidad.  


Consulté sobre el tema al analista internacional, investigador y académico colombiano, el profesor PhD. Rafat Ghotme, quien manifestó que: “Si bien el señor Jorge Tovar no tiene antecedentes y no tiene por qué ser juzgado por los crímenes de su padre, y además tiene derecho a trabajar con el Estado, el problema radica en que él ha manifestado que admira a su padre y lo que hizo, y eso es ofensivo para las víctimas ya que su nombramiento es para representarlas justamente, para atender los crímenes de su padre. Esto muestra el talante del actual gobierno con relación al proceso de paz”.


Vale la pena resaltar que el joven abogado Jorge Tovar Vélez, se ha preparado para el cargo, es decir, no es un ataque a él como persona o profesional, sino que su nombramiento justo en ese cargo de atención a las víctimas, se convierte en un mensaje equivocado, confuso y polarizador que se envía a la sociedad y especialmente a las víctimas del conflicto armado. Lo que parte de la sociedad y las mismas víctimas reclaman es un sencillo llamado a la ética, la moral, el respeto y el sentido común, en la comunicación de gobierno. La misma senadora del uribismo, del partido Centro Democrático, María del Rosario Guerra de la Espriella expresó: “Yo no lo hubiera nombrado”. 


En una entrevista hecha por la periodista Vicky Dávila para la Revista Semana, Juan Manuel Daza, congresista del Partido Centro Democrático, expresó que ellos si se tienen que aguantar que los guerrilleros ocupen cargos en la Cámara de Representantes y el Senado de la República. Cabe recordarle al señor Daza que esos cargos fueron adquiridos en medio de una negociación de un proceso de paz firmado por el gobierno, donde todas las partes estuvieron de acuerdo. 


Por su parte, David Racero, congresista por la Lista Decentes, manifestó que es un gran error y un mensaje equivocado a las víctimas del conflicto armado, especialmente a las víctimas de “Jorge 40”.


“En Colombia no hay crímenes de sangre, pero celebrar que el hijo de `Jorge 40´, el paramilitar más sanguinario del Cesar y la Guajira sea el director de la Atención a Víctimas en el Ministerio del Interior es una afrenta a sus víctimas”, expresó la senadora Ángela María Robledo. 


El tema es altamente sensible ya que las víctimas además de su misma condición, es decir todo lo que implica su sufrimiento, han sido burladas por el Gobierno al no cumplirse con los temas propios de la reparación. 


Ya hay otros antecedentes de toma de decisiones equivocadas y polémicas como fue el nombramiento de Darío Acevedo como Director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), quien está en contra del proceso de paz, y quien quiere hacer reformas sustanciales a las muestras de la exposición de arte sobre la memoria. Ante esto, la Justicia Especial para la Paz (JEP) interpuso una medida cautelar por 90 días que impide al CNMH modificar, alterar o eliminar la metodología y el contenido de la colección "Voces para transformar a Colombia". La decisión se tomó debido a la declaración de Darío Acevedo en la que aseguró que se harían cambios en el guion de uno de los ejes de la exposición.


Como es de público conocimiento, el gobierno nacional actual de Colombia, que encabeza Iván Duque del partido Centro democrático, es el partido político opositor a los acuerdos de paz en el país, en esa línea política tienen sentido todos estos nombramientos. 


A todo esto, hay que sumarle la decisión que tomó el gobierno de gastar los recursos del fondo del proceso de paz, para pagar un millonario contrato de publicidad para mejorar su imagen, con el cual creó un programa de televisión donde habla todos los días. Otro insulto a las víctimas. La Procuraduría General investiga el contrato por 3.350 millones de pesos colombianos con la firma Du Brands SAS, quien manejó la estrategia digital en la campaña de Iván Duque y que ahora es contratada para mejorar su imagen, justamente en medio de una emergencia económica y social. 


Finalmente, lo que la política y la comunicación gubernamental no deben olvidar es la sensibilidad de los temas de las víctimas y de todo lo que ha implicado los más de 53 años de conflicto armado en el país. Es un tema de respeto, de ética, de moral, de simple sentido común, de no provocación, de la famosa sororidad y resiliencia que tanto pregonan. Parte de la sociedad colombiana le ha expresado al gobierno de Iván Duque que ese nombramiento no es un gesto de reconciliación con las víctimas y por el contrario es indignante y ofensivo. 


Señores del gobierno colombiano: un poco de sensatez por favor. Al escucharlos se les ve una actitud defensiva, agresiva y desafiante. Recuerden que todas esas actitudes y decisiones, los ciudadanos las cobran luego en las urnas; ahí es donde las víctimas se pueden expresar de la manera más democrática posible. 

Fotografía: Jesús Abad Colorado. 

Revista Mujeres de la Política año 2 #4 2020 www.mujeresdelapolitica.org orgmujeresdelapolitica@gmail.com TW: @MujerdPolitica FB: @MujeresdelaPolitica Insta: @MujeresdelaPolitica