• Mujeres de la Política

LA ENTREVISTA: LAURA CASTELLANOS

LA PERIODISTA QUE HA VIVIDO DE PRIMERA MANO LA CRISIS EN VENEZUELA Y QUE TUVO QUE REINVENTARSE PARA SEGUIR ADELANTE.


“Si eres un buen comunicador siempre encontrarás la mejor manera de hacer llegar tu mensaje”

Laura castellanos ha cubierto de primera mano el chavismo en su natal Venezuela y ha sido testigo de la crisis política y humanitaria que se vive en su país y que por supuesto, también le ha afectado tras la censura de medios internacionales como Antena 3 de España y CNN en español, para los que laboraba.

Como consecuencia de esa crisis, tuvo que reinventarse y fue así que comenzó a dedicarse a la consultoría política y es hoy una de las más prestigiadas entrenadoras de medios en Latinoamérica.

“Creo que el lograr comunicar en Venezuela durante tantos años, a pesar de la situación adversa, me ha dado un sólido piso para hacer mi aporte al maravilloso mundo de la compol”

Laura nos cuenta que hay gente que le pregunta por qué sigue en Venezuela y les responde con otra interrogante:” y por qué no seguir?”


1. ¿Cómo se define Laura Castellanos?

Como una mujer a quién le encanta la comunicación en todas sus formas y más aún a que la gente se comunique efectivamente.


2. ¿Cómo se da tu ingreso al mundo del periodismo y la comunicación política?

Desde chica me encantaba comunicarme, llevaba un diario y hacia crónicas de todo lo que me ocurría. Era mediadora en cuánto conflicto se me atravesaba y enseñaba a otros a cómo mejorar sus relaciones. Estudié toda mi primaria, secundaria y universidad en la educación pública venezolana, pues mi familia era de escasos recursos económicos. Trabajo desde los 16 años y nunca he parado. Cuando llegó el momento, elegí estudiar periodismo porque no me veía haciendo nada distinto. En Venezuela, me hice un nombre ante la opinión pública trabajando no sólo para los principales medios de comunicación de mi país, sino para grandes cadenas internacionales como Antena3 de España y CNN es español, recibiendo incluso el Premio Nacional de Periodismo. Empecé en el periodismo deportivo como algo predestinado, pues desde chica practicaba y me encantaban los deportes. La política llegó por casualidad a mi vida porque me fue asignada esa fuente siendo reportera de Radio Caracas Televisión, el canal más grande de Venezuela, cerrado años más tarde por órdenes de Chávez. Hablamos del año 1999 cuando Hugo Chávez competía por la Presidencia. He cubierto de primera mano no solo el proceso venezolano, sino el de países hermanos de la región. Me especialicé en comunicación política y, debido a la grave situación de censura en Venezuela, los acontecimientos y la vida misma, llegué a la consultoría política, especializándome en entrenamiento de voceros, estrategia comunicacional y gestión de medios. Creo que el lograr comunicar en Venezuela durante tantos años, a pesar de la situación adversa, me ha dado un sólido piso para hacer mi aporte al maravilloso mundo de la compol en Latinoamérica. Me apasiona la comunicación política y los cambios vertiginosos que se dan en ella a nivel mundial en este momento.


3. Laura Castellanos es un referente en el mundo del periodismo y la comunicación política en Latinoamérica, principalmente porque en los últimos años ha dado cobertura al conflicto en Venezuela ¿Qué tan difícil ha sido realizar tu labor, primero en el régimen chavista y después en el gobierno de Nicolás Maduro?

Muy dura. Primero porque la siento como una enorme responsabilidad hacia mi país por el que he sacrificado y seguiré sacrificando muchas cosas, porque esta historia aún no acaba. Hay gente que me pregunta el por qué sigo en Venezuela, a quienes les devuelvo con otra interrogante:” y por qué no seguir?”. La llegada de Chávez al poder fue producto del hartazgo de la población a la política y partidos políticos, un acto de rebelión -guiado por un falso “mesías”- que nos ha llevado a un proceso oscuro y perverso, además de único en el mundo. Somos una pieza en el complicado tablero de la geopolítica mundial y eso complica aun más nuestro cuadro crónico. Con Chávez tuve buena relación a pesar de todo. Le conocí desde candidato, aunque no voté nunca por él pues ya veía su talante. El populismo históricamente siempre ha dado paso a autocracias y dictaduras. Viví en las calles de Caracas el golpe de estado en su contra del 2002 como el primero de muchos de los episodios violentos que he tenido que presenciar de primera mano. Luego de la intentona, recuerdo que el propio Chávez mandó a cambiar a todos los periodistas de medios privados que cubríamos palacio y es cuando paso a la cobertura del poder legislativo. Allí conocí a Nicolás Maduro desde que pasó por los cargos de diputado, luego presidente del parlamento y canciller, hasta convertirse en el lamentable heredero de una revolución dictatorial. Una dictadura de cuello blanco empeñada en perpetuarse y engañar al mundo como supuesta “víctima” de las grandes potencias, cuando la gran y verdadera víctima es el venezolano desde hace 20 años. En ambos períodos me quedé sin trabajo varias veces pues los medios eran cerrados o censurados. Sin embargo, siempre me las ingenié para comunicar, porque para eso me formé.

Siempre será difícil estar ubicada en la acera del frente al poder. No se si es la naturaleza de la carrera de periodismo, en la que te inculcan ese sentido de servicio público, lo que me hace que no me deslastre del todo de esta faceta aún estando hoy dedicada de lleno a la consultoría.


4. El ejercicio de tu profesión en Venezuela es ya de por si complicada, para ti ¿cómo has podido sobrellevar la situación para poder desempeñarla?

Creo que la clave ha estado en el persistir, en la resiliencia y en la facultad de reinventarme. La misma situación te obliga a no darte por vencido y seguir. Si eres un buen comunicador siempre encontrarás la mejor manera de hacer llegar tu mensaje. En mis entrenamientos y como estratega siempre hago hincapié en esto. Debemos pensar siempre fuera de la caja y más hoy día que no solo nos enfrentamos a regímenes populistas con visos autocráticos, sino a las redes sociales que también suponen una forma distinta de abordar tanto el mensaje como la forma de transmitirlo.


5. ¿Crees que tu condición de género te haya dificultado aún más tu desempeño profesional?

Creo que me lo ha “relenteado”. Toda mujer profesional se enfrenta a eso. En lo personal cuando decidí tener a mis dos hijas, sabía que eso implicaba perder posiciones momentáneamente dentro del canal de tv que trabajaba. Efectivamente así fue, pero yo sabía que igual llegaría a mi meta, solo que me costaría un poco más que a un hombre o a una colega que decidiera no tener hijos aún. Sin embargo, en el mundo de la consultoría he sentido más el tema del machismo. He conocido a consultores que me han dicho que sencillamente no trabajan con mujeres. He visto como son sub pagadas e incluso mal tratadas muchas colegas. Nos movemos en un mundo de hombres y poder que lentamente esta aceptando – y debe aceptar- que las mujeres llegaron a la consultoría política para quedarse. Y no es una cuestión de genero, es una cuestión de igualdad de trato entre colegas.


6. ¿Qué ha sido lo más difícil que te ha tocado vivir durante el ejercicio de tu labor?

Para que tengas una idea, yo tengo medidas cautelares de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, tema al que el gobierno venezolano le ha hecho caso omiso. Creo que el periodismo, el buen periodismo, supone un riesgo tácito. Entre lo más difícil vivido en estos años que recuerde, te mencionaría el estar atrapada en un tiroteo en medio del intento del golpe de estado de 2002; el ser robada y sacada a tiros de un lugar simplemente por ir a cubrir una noticia que no agradaba al gobierno de Chávez; el ver en una esquina de la Plaza Bolívar de Caracas ( por orden del chavismo) una pancarta con mi cara como la de una de las “enemigas de la patria” o ver peligrar uno de mis embarazos producto de una persecución en Caracas por afectos al gobierno. No fue fácil con Chávez, pero fíjate que fue el propio Chávez quien me entregó el Premio Nacional de Periodismo y llegó a decirme que le “gustaba mi forma de hacer periodismo”, aquella vez le dije que -aunque “incómodos”- los periodistas éramos una especia de cable a tierra de todo gobierno y que no nos podía “cortar” así no más. Con Maduro ya estando en CNN no fue muy diferente, pues vivía con teléfonos intervenidos y el servicio de inteligencia del Estado siguiéndome los pasos. Una vez duré 6 horas detenida en la frontera colombo venezolana por 12 funcionarios fuertemente armados por el mero capricho de un General. El trabajo, no obstante, se hace y he aprendido a ver el miedo que muchas veces puedes sentir como el mejor de los incentivos para seguir adelante.

Lamentablemente los medios tradicionales en Venezuela ya están en manos de Maduro sea por testaferros, expropiación o simple auto censura. Sin embargo, la batalla se está dando desde las redes sociales y la aparición de maravillosos portales de periodismo de investigación que permite que aún los periodistas venezolanos informemos y denunciemos las barbaridades que se comenten. En el mundo de la consultoría, gracias a Dios, no he encontrado temas tan rudos, pero si uno absurdo pero que me afecta, y es el vivir en Venezuela, un país casi aislado y del que me cuesta muchas veces salir o entrar.


7. ¿Cómo has compaginado tu labor profesional con tu rol de madre?

Mis hijas nacieron en medio de bombas lacrimógenas, tiroteos y un país agitado. Precisamente cada un vino al mundo en medio de uno de los tantos estallidos sociales venezolanos. Desde pequeñas se acostumbraron a ver que el trabajo de su madre era distinto al de las otras y llegaron a una rara cotidianeidad de decirme “mami no dejes el chaleco anti balas y la máscara anti gas” cuando yo salía de casa. Incluso una vez tuve que sacarlas en medio de un tiroteo que nos vimos envueltas en Caracas en medio de las llamadas “guarimbas”. Me divorcié y eso ha hecho que deba ejercer además el doble rol de padre y madre. No obstante, creo que con amor y comunicación todo es posible. Paula y Sofía me han enseñado a mi tanto de esta vida como yo a ellas. Son muy maduras, analíticas y muy al tanto de lo que pasa en su país. Sin embargo, he logrado que su infancia y ahora adolescencia transcurra lo más normal que se puede en un país como Venezuela. Estoy orgullosa de ver hoy día a dos jovencitas ante todo felices, guerreras e inteligentes que entienden mi trabajo , y lo más hermoso de todo: admiran mi labor .


8. ¿Qué es para ti mujeres de la política?

Soy una de las socias fundadoras y cuando escuché la idea por vez primera en la voz de Natali Becerra me pareció maravilloso. Lo hermoso de MDLP es que no es un simple “club de amigos” o un título nobiliario más, como le digo yo a cualquier membresía en asociaciones y afines. En MDLP respetamos el rol de la mujer y lo queremos resaltar, pero también el del hombre y creemos que ambos como colegas en igualdad de condiciones podemos hacer mucho por la comunicación política.


9. ¿Cómo podemos sumar a los hombres en la lucha por la igualdad de género?

Pues yo creo que primero poniéndonos nosotras de acuerdo con cuál es nuestro rol en la sociedad. Reformular como mujeres nuestros preconceptos que muchas veces imposibilitan una óptica distinta de nuestro papel hoy día. Hay muchos hombres ganados a la idea de la igualdad de género muchos sólo en papel y voz, otros en acciones concretas. La mejor forma de incorporarlos es enseñarles que somos iguales en oportunidades, en habilidades y también en derechos y responsabilidades. Modernizar y hacer que pise tierra de una vez por todas los conceptos de hombre y mujer.


10. ¿Cuáles crees que sean los retos de las mujeres en la política?

El primer reto es llamar e incentivar a más mujeres a que no solo participen, sino que ejerzcan el rol de liderazgo con conocimiento de causa, es decir que se la crean. Dejar atrás tantos clichés seudo feministas que han hecho más daño que bien a la causa y modernizar esta lucha por la igualdad no solo en sus conceptos sino también en su hacer.



Laura Castellanos

Periodista. Consultora en Imagen y Comunicación Política. Corresponsal Internacional

Periodista con 24 años de experiencia en medios impresos y audiovisuales de Venezuela. Colaboradora de las cadenas televisivas CNN en español y Antena 3 de España. 

Especialista en entrenamiento de voceros, gestión de medios y reingeniería de comunicaciones en organizaciones políticas. Vice presidenta de la Asociación Venezolana de Consultores Políticos (avencopol).  Ganadora del Napolitans Victory Awards 2017 como Mujer Influyente en la comunicación política. Colaboradora en la revista de comunicación política más importante de habla hispana: Campaings & Elections de México.

@LauraCNNT 

laucastellanos@gmail.com

Revista Mujeres de la Política año1 #2 2019

www.mujeresdelapolitica.org

orgmujeresdelapolitica@gmail.com

TW: @MujerdPolitica

FB: @MujeresdelaPolitica

Insta: @MujeresdelaPolitica