• Mujeres de la Política

"Las mujeres llegamos y no nos vamos" Edurne Ochoa



El nombre de Edurne Ochoa no está ligado únicamente a la consultoría política, sino al movimiento feminista en Latinoamérica, porque a través de su fundación 33 mujeres A.C ha encabezado una ardua tarea a favor de la igualdad. Es una luchadora incansable, comprometida con las causas de las mujeres y jamás se rinde.


Se autodefine como una insurrecta y cuestionadora nata. Considera que urge cambiar las reglas del juego, lo que consumimos, feminizar el lenguaje para visibilizar lo que no existe y romper toda forma de estereotipos y roles de género, que son impuestos en las aulas, los libros de texto, y el modelo educativo.

Para Edurne, la revolución será FEMINISTA o no será.

1.- ¿Cómo se define Edurne Ochoa?


Me defino como una eterna insurrecta, una cuestionadora nata, desafiante constante del STATU QUO. Soy consultora política, feminista y activista. El mundo como lo conocemos cambió. El COVID-19 ha transformado nuestra circunstancia de vida. Sin embargo, antes del COVID los movimientos feministas hicieron que la sociedad se cimbrará en todo el planeta. El contrato social está cambiando. Quien no quiera verlo se equivocará.

Las mujeres somos el punto de inflexión de los Gobiernos y nuestra importancia se está viendo reflejada en las elecciones de los últimos años, y sin duda estamos siendo ya protagonistas en la elección intermedia de México en aspectos como la paridad en candidaturas, inclusive a nivel de gubernaturas, o en aspectos como la tres de tres que impide a violentadores contender para cualquier posición de elección popular.


En México, las mujeres somos el 51.7% del padrón electoral, pero es una circunstancia similar en Latinoamérica y muchos países del mundo. Si el paradigma del espacio, que ocupamos las mujeres en la sociedad está cambiando, la comunicación y las estrategias para ganar el voto del 52% de la población, o vender una candidata hoy en día también son eminentemente diferentes. Es momento de las mujeres.


Por eso, es importante entender la causa y cambiar la narrativa, con una visión diferente e incluyente, y una narrativa con perspectiva de género. Tenemos dos opciones: ser simples observadoras o participar en esta transformación social con las mujeres al centro como protagonistas. “La Revolución será feminista, o no será”.


2.- ¿Quién cimentó en ti la lucha a favor del movimiento feminista?


Desde niña desafié y cuestioné las imposiciones que me obligaban a comportarme como se suponía lo hacía una niña, con el tiempo fui descubriendo que esa forma de alzar la voz y no quedarme callada, luchar por mis derechos y cuestionar las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres, formaban parte de las banderas feministas. Sin duda mi punto de inflexión llegó en 2015 cuando comencé a leer a Kate Millet y al tiempo conocí a grandes feministas de Puebla y México, que me fueron guiando en este camino. Sigo aprendiendo de mujeres maravillosas y generosas que me inspiran, enseñan y comparten conocimientos todos los días.


3.- ¿En qué momento tomaste consciencia de que debías ser feminista?


En 2016 comencé a reconocerme y asumirme, debo decir, que esté es un proceso donde diariamente me construyo feminista y deconstruyo machista. Creo que no se trata solo de un membrete, es un tema de congruencia y cuestionamiento permanente del sistema que nos oprime, violenta y excluye.


4.- ¿Por qué crees que haya aún muchas mujeres que no se asumen feministas?


Creo que hay un gran desconocimiento de las luchas feministas y de todos los derechos, que gracias a nuestras ancestras hoy tenemos. El feminismo genera una resistencia del patriarcado que diariamente trata de deslegitimar y polarizarlo justo para evitar que las mujeres no nos unamos, porque cuando lo hemos hecho el mundo ha cambiado.


El feminismo es un movimiento político pacífico que no oprime, donde hay elección y no imposición. Sin duda asumirte feminista y luchar en consecuencia aún genera costos políticos o sociales, por eso diariamente lucho por resignificarlo a través de la comunicación política.


5.- Eres una de las activistas a favor de los derechos de la mujer, más activas en México, ¿cómo ha sido ese transitar desde la fundación 33 Mujeres?


Cómo consultora en comunicación política le apuesto siempre a la visibilización y masificación del mensaje, en este caso desde 33 Mujeres, hemos diseñado campañas de comunicación con perspectiva de género en donde hablamos de lo que hemos normalizado y asumido como inmutable, donde las mujeres estamos al centro y al frente del framing ésto me ha permitido ser mediática, alzar la voz por las que ya no están y ganar espacios para seguir construyendo una agenda de derechos a favor de todas nosotras.


No ha sido fácil, he recibido amenazas en mis redes sociales, me dedican columnas para desprestigiarme o me ponen en un tablero político de “incómoda”, pero todo vale la pena si salvas una vida, cambias la realidad de las mujeres o brindas inspiración a otras compañeras, que no saben cómo luchar por los derechos de todas nosotras.


6.- ¿Qué ha sido lo más difícil que te ha tocado vivir por ser una activista?


Amenazas y el congelarme políticamente por ser una voz disruptiva que denuncia y confronta la “verdad” pública contra la realidad de las mujeres en mí Estado (Puebla). Actualmente tengo activo el mecanismo de defensoras de derechos humanos por una amenaza que recibí hace unos 2 meses. El gran problema en este País, es la corrupción en impunidad, porque lograr que una denuncia camine requiere voluntad política, y sin duda no la tenemos.


7. Vivimos en un mudo de marcada desigualdad, en tu opinión, ¿cuáles son las acciones inmediatas para reducir esa brecha?


Las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres son enormes. La pandemia sanitaria por COVID19 ha abierto aún más estas asimetrías.


Cuando hablamos de igualdad, no hablamos de ser iguales a los varones. Hablamos de lo sustantivo: es una cuestión de justicia y de derechos humanos.


Comenzaría diciéndote que voluntad política, perspectiva de género y presupuesto. Sin estas 3 variables no hay posibilidad de transformar la realidad en la que vivimos el 52% de la población: las mujeres.


Por eso le apuesto a la feminización de la política, donde las mujeres estemos al centro de las decisiones, cambiemos el poder político por una mirada horizontal, colaborativa y participativa, y donde la comunicación política y de Gobierno juegue un papel clave en la prevención y educación en este país.


8.- En el área de comunicación política llevas desde 2018, apostándole a la feminización de la política, ¿cómo deben potenciarse los liderazgos femeninos para aumentar nuestra presencia y que haya mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones?


La feminización de la política no es solo un tema de cuotas o porcentajes, es una profunda transformación de la política y lo político. Bien dice Kate Millet, que lo personal es político.


Cuando hablo de feminizar la política, justo uno de los puntos que propongo toca los liderazgos femeninos y la construcción de estos. Porque el principio de paridad no garantiza avances sustantivos a favor de los derechos humanos de las mujeres, debemos generar conciencia de género para que las mujeres, que nos representen sean copartícipes de las decisiones públicas con una visión de género, autonomía y libertad política, y detractoras del sistema patriarcal que impera al interior de los partidos políticos.


De lo contrario seremos un número en términos de paridad, pero despolitizadas y al servicio del poder hegemónico, que hoy gobierna y nos somete a las mujeres.


Por eso desde Pink Bunker –el centro de formación política para mujeres –seguiré apostándole a capacitar, formar y acompañar a las mujeres y el próximo año publicaré un ebook sobre feminización de la política, esperando que más mujeres y varones adopten este modelo y cambiemos la realidad de Latinoamérica.


9.- ¿A qué obedece que aún haya mucha resistencia en partidos políticos y otros sectores en materia de igualdad?


No es fácil conquistar derechos, ya que esto supone arrebatar privilegios históricos, donde lo masculino oprime y lo femenino obedece. Imagínate el hecho de irrumpir ahora con mujeres dispuestas a denunciar la violencia política en razón de género, en tomar decisiones con libertad, en proponer nuevas formas de hacer política y donde se cuestione lo que nos han dicho que es así y que es inmutable.


10.- La ONU afirmaba hasta hace algún tiempo que tendrán que pasar 80 años para alcanzar la igualdad sustantiva, ¿coincides con ello?


Yo creo que esta pandemia ha abierto mucho más las desigualdades y ha acrecentado la violencia contra nosotras. Sin duda el camino aún es largo, sinuoso y con mucha resistencia, pero debemos seguir visibilizando las brechas y violencia contra las mujeres. Solo así podremos concienciar, prevenir y educar en igualdad, para que nuestro sistema deje lo punitivo como mecanismo único para transformar la vida de todas y todos en México.


11.- ¿Qué debería cambiar en la educación para que se forme a la niñez en igualdad?


La educación es la mejor forma de prevención y generación de sociedades menos violentas, discriminatorias y excluyentes. Tenemos que cambiar las reglas del juego, lo que consumimos, feminizar el lenguaje para visibilizar aquello que existe y que socialmente aún se suele negar, y romper toda forma de estereotipos y roles de género que son impuestos en las aulas, los libros de texto, y el modelo educativo. ¿Por qué no meter la materia de género en la currícula académica? Apostarle al fortalecimiento de los y las docentes en perspectiva de género, diseñar planes con una visión interseccional e intercultural donde ninguna niña o niño se quede fuera.


12.- ¿Te postularías a un cargo para trabajar desde otra trinchera?


Tengo muchas invitaciones de diversos partidos políticos para participar en este proceso electoral que será, por cierto, histórico para las mujeres; sin embargo, aún estoy tomando la decisión de cuál debe ser el camino desde el que pueda incidir de forma exponencial para que esta causa que llevo años visibilizando pueda impactar a más personas y sea de largo aliento. Lo que sí te puedo decir, es que desde dónde me encuentre seguiré trabajando a favor de una Puebla en igualdad y libre de violencia.


13.- ¿Cuál sería tu mensaje para aquellas mujeres que aún no entienden la importancia de la lucha feminista?


Las invitaría a leer más e informarse, porque sin duda el feminismo te salva, te reconstruye, te forma, te libera y te lleva a sumarte a una exigencia por el pleno reconocimiento de nuestros derechos. Muchas hemos hablado desde el desconocimiento, pero estamos aquí por las feministas que nos antecedieron y tenemos derecho a estudiar, ir a la Universidad, divorciarnos, trabajar, hacer uso de nuestros recursos económicos, heredar, votar y ser votadas, vestirnos como decidamos, hacer política, etc. GRACIAS a las luchas feministas. Cuando entendemos esto, sin duda el paradigma del mandato que nos han impuesto comienza a cuestionarse, cambiarse y transformarse.


Revista Mujeres de la Política año 2 #5 2020

www.mujeresdelapolitica.org

orgmujeresdelapolitica@gmail.com

TW: @MujerdPolitica

FB: @MujeresdelaPolitica

Insta: @MujeresdelaPolitica



41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo