• Mujeres de la Política

Mandatarias Covid-19: excelencia en la gestión

por Allende Martín @allendemartinm

La pandemia de la Covid -19 apareció sin avisar como un huracán que ha arrasado y devastado ocasionando la muerte a miles de vidas, con efectos colaterales sociales, económicos y políticos. Desde este último punto de vista, hemos sido conscientes de los errores de comunicación política de los líderes del planeta. Unos más que otros. Este virus ha desnudado a nuestros políticos por sus actos y declaraciones.

En situaciones de crisis, se ponen a prueba los liderazgos o se refuerzan, deterioran o aparecen nuevos desconocidos por su capacidad de respuesta. No se puede generalizar, pero algo está cambiando y el liderazgo femenino se ha impuesto por ser más eficiente en la rapidez de actuación, planificación y gestión con mejor resultado: menos muertes e incluso acabar con el virus.

Conocer y analizar cómo han actuado es crucial en un planeta formado por 194 países de los que solo un 10% sus presidentes son mujeres, y es muy posible que incremente la participación y representación por la actuación de las mandatarias de Alemania, Taiwan, Nueva Zelanda, Dinamarca y Finlandia frente a algunos homólogos masculinos que han minimizado la pandemia poniendo en riesgo la vida de sus ciudadanos. 

Angela Merkel es la líder de Europa por excelencia, lleva más de quince años de gobierno y, aunque estaba ya casi de retirada, ha demostrado su amplia experiencia en crisis anteriores, imponiéndose por su solvencia, firmeza y convicción. En el discurso del 11 de marzo, se dirige a su nación desde el Bundestag y declara que es un “desafío” sin utilizar términos bélicos porque sabe que no estamos en guerra. Es la científica en jefe que informa de manera clara que la Covid-19 infectaría al 60-70% de la población. Dice la verdad. Los alemanes cierran filas por su gestión con un índice de aprobación del 80%.

Jacinda Arden y Tsai Ing-wen son las representantes de Nueva Zelanda y Taiwan que han actuado con máxima celeridad y contundencia en el cierre de fronteras cuando contaban con 6 y 9 fallecidos. No han esperado. Arden ha utilizado una comunicación a través de las redes sociales como Facebook alive, en su casa con ropa cómoda, para dar ejemplo y explicar el confinamiento. Se muestra cercana a sus conciudadanos, con una estrategia: “erradicar el virus”.

Hace 24 horas nos sorprende con la propuesta de una jornada laboral de 4 días y conceder más festivos para potenciar el tiempo libre y así reactivar la economía y el turismo. El mensaje es grabado por móvil, en una furgoneta oficial mientras se desplaza a la zona más turística del país. 

Con 39 años, transmite mucha cercanía con una comunicación clara, directa, agradable y una extraordinaria naturalidad y simpatía. "Es un momento excepcional y debemos estar dispuestos a considerar ideas extraordinarias”, afirma.

La diferencia con sus homólogos, hiperliderazgos populistas de diferentes ideologías, como Donald Trump, Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador, fue que ignoraron la gravedad de la pandemia. Estos hiperliderazgos son incongruentes, culpabilizan a otros sin hacerse responsables de la situación, crean conflicto con su gabinete, politizan y no gestionan. 

En el caso de AMLO, polarizó a la población, utilizó estampitas como escudo protector sin comunicación y estrategia institucional, manteniendo el eslogan de campaña de 2018 a favor de los besos y abrazos. El presidente Trump, en rueda de prensa, sugirió para acabar con el virus “inyectarse desinfectante o rayos de luz. Ambos actuaron en contra de las recomendaciones de la OMS, Organización Mundial de la Salud,  como lo más vital “mantener la distancia de seguridad”. 

Sin embargo, hay liderazgos masculinos que han transmitido confianza como es el caso del representante de Canadá, Justin Trudeau, ejecutó medidas claras y directas enfocadas a proteger a la gente y a la economía del país con discurso práctico y académico.

De igual manera han aparecido nuevos y potentes liderazgos desconocidos que han sido alabados por haber demostrado consenso, unidad y continua acción para proteger a sus ciudadanos. La cercanía y coherencia han sido las bases de sus éxitos. Es el caso de Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, se dirigió a sus ciudadanos con un discurso impactante “vamos a luchar todo lo que podamos para salvar cada vida, y eso es ser americano y de New York”. Continúa ”no voy a dejar ninguna piedra sin remover hasta estar seguros de que todos estén protegidos”. Claridad, seriedad y ser positivo son sus pilares. En la misma línea, el alcalde de Madrid, Jose Luis Martínez-Almeida, se adelanta siempre y tiene muy claro que necesita a los demás dirigentes e incluso se reunión con otros exalcaldes de la ciudad. Con tono conciliador, de unidad y de cooperación para escuchar y aportar ideas a esta situación extraordinaria . Madrid es una de las ciudades más afectadas de España y ha visto que lo prioritario es el “ciudadano”, actuar e informar.

Según un estudio de la OIT, Organización internacional del Trabajo, muestra un vínculo positivo entre el liderazgo femenino y el rendimiento empresarial y, ahora, se ha trasladado a la política. En estos días, el World Economic Forum ha lanzado una serie de reflexiones sobre por qué necesitamos más liderazgos femeninos dada sus respuesta a la Covid-19.

Esta pandemia disruptiva ha supuesto un punto de inflexión en pleno siglo XXI y un desafío para el futuro. Es necesario y seguro que aumentará el número de mandatarias en la política. Ha quedado demostrado su capacidad de reacción y, la sociedad actual y las nuevas generaciones, pedimos líderes de cercanía, con empatía y humildad que den respuestas con altura de miras que tanto escasea en estos momentos.


Revista Mujeres de la Política año 2 #4 2020 www.mujeresdelapolitica.org orgmujeresdelapolitica@gmail.com TW: @MujerdPolitica FB: @MujeresdelaPolitica Insta: @MujeresdelaPolitica