• Mujeres de la Política

¿Soy una víctima de violencia política?

Actualizado: mar 1



Por: Mtra Verónica Valdivia @verovacarpediem / @carpediemtuits


Para identificar si somos víctimas de violencia política, antes necesitamos hablar de un concepto fundamental: “PARIDAD”, tener claro su significado para que vaya más allá del papel o la simulación.


La paridad es igualdad. Un principio que se incorporó en México a nuestra Constitución Política para garantizar la igualdad sustantiva entre los sexos, y que los derechos político-electorales de las y los ciudadanos se ejerzan en condiciones de igualdad.


En el artículo 41 constitucional, desde el año 2014, textualmente dice: “… Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, fomentar el principio de paridad de género, (…) así como con las reglas que marque la ley electoral para garantizar la paridad de género, en las candidaturas a los distintos cargos de elección popular. (…)”


Adicional a esto, el 6 de junio de 2019 entraron en vigor las reformas a 10 artículos más de la Constitución Política Mexicana, para aplicar el concepto de paridad en todos los cargos de toma de decisiones públicas; lo que representó el mayor consenso político en el reconocimiento del liderazgo, el talento y los derechos ciudadanos y políticos de las mexicanas.

¡Fabuloso! ¿No? Ahora, en teoría y con muy buena voluntad, todo sería color de rosa (o en este caso morado). Sin embargo, la violencia política de género impide que las mujeres podamos ejercer en igualdad de condiciones nuestros derechos político-electorales.


A continuación comparto algunos puntos para poder identificar cuándo se están violentando tus derechos político-electorales por razones de género, y puedas acudir a denunciarlo.


1.- Cuando son precandidatas o candidatas:

  • Mal uso del presupuesto para la capacitación.

Los partidos políticos deben destinar de manera obligatoria el 2% al 3% del financiamiento público a la promoción y capacitación de liderazgos femeninos.

Si tu partido no genera las condiciones para la utilización del presupuesto puede incurrir en este supuesto.

  • Simulación en las elecciones internas.

Los partidos políticos deberán determinar y hacer públicos los criterios para garantizar la paridad de género en las candidaturas a legisladores federales y locales.

Al optar por las designaciones, los partidos dejan nulo este proceso de elecciones internas, argumentando en muchos casos que no hay las suficientes mujeres, pero esto es solo un pretexto para justificar la mala estrategia en la formación de cuadros y se elija a los mejores perfiles más allá de la prima, la novia, la esposa, la hermana…

  • Postulan mujeres en distritos con baja rentabilidad política.

En la postulación de candidaturas, no se admitirán criterios que tengan como resultado que a alguno de los géneros le sean asignados exclusivamente aquellos distritos en los que el partido haya obtenido los porcentajes de votación más bajos en el proceso electoral anterior.

  • Te presionan para ceder o no reclamar la candidatura.

Eres víctima de violencia cuando se determina que debes ceder el espacio para algún hombre o alguna otra mujer para la sustitución de candidaturas. En este punto deben observarse las reglas y el principio de paridad entre los géneros y establecer una sanción por el incumplimiento de la paridad en las postulaciones el registro de la lista.

  • Tienes ausencia de apoyos materiales y humanos.

Los partidos políticos determinan los montos y los calculan de diversas formas según el tipo de candidatura, la población a atender, etc, podrías ser víctima de violencia cuando:

  1. Identificas que te impiden u obstaculizan el ejercicio de tus derechos político-electorales mediante la restricción de recursos, ocultamiento de información, aplicación de sanciones sin motivación y fundamentación, amenazas o amedrentamiento hacia tu persona o familiares;

  2. Cuando te limitan o niegan arbitrariamente el uso de cualquier recurso o atribución inherente al cargo, incluido el pago de salarios, dietas u otras prestaciones asociadas al ejercicio del cargo, en condiciones de igualdad.

  • Te discriminan en los medios de comunicación.

Es decir, al hacer uso de cualquier medio de comunicación –impreso, electrónico o de cualquier plataforma digital– para verter misoginia o fomentarla en contra de una mujer o de su familia.

Un proyecto de investigación en ONU Mujeres en el que participaron más de 100 países, reveló que 46 por ciento de las noticias, de medios impresos y televisión, promueven los estereotipos de género; por lo que se pugnó a instar a los medios de comunicación de todo el mundo a intensificar su apoyo a la promoción de las mujeres.

2.- En el ámbito personal

  • Te difaman, descalifican o calumnian.

En el Diario Oficial de la Federación de nuestro país, se hace referencia a conductas asociadas que reproducen los estereotipos de género en los medios de comunicación y la propaganda política, conforme a lo siguiente:

  1. Realizar o distribuir propaganda política o electoral que calumnie, degrade o descalifique a una candidata basándose en estereotipos de género que reproduzcan relaciones de dominación, desigualdad o discriminación contra las mujeres, con el objetivo de menoscabar su imagen pública o limitar sus derechos políticos y electorales.

  2. Difamar, calumniar, injuriar o realizar cualquier expresión que denigre o descalifique a las mujeres en ejercicio de sus funciones políticas, con base en estereotipos de género, con el objetivo o el resultado de menoscabar su imagen pública o limitar o anular sus derechos.

  3. Divulgar imágenes, mensajes o información privada de una mujer candidata o en funciones, por cualquier medio físico o virtual, con el propósito de desacreditarla, difamarla, denigrarla y poner en entredicho su capacidad o habilidades para la política, con base en estereotipos de género

  • Durante tu jornada laboral.

Algunas actitudes con las que puedes identificar este tipo de violencia es cuando:

  1. Se te imponen con base en estereotipos de género, la realización de actividades distintas a las atribuciones propias de tu representación política, cargo o función.

  2. Cuando se te limita o niega arbitrariamente el uso de cualquier recurso o atribución inherente al cargo que ocupas, incluido el pago de salarios, dietas u otras prestaciones asociadas al ejercicio del cargo, en condiciones de igualdad.

  3. Cuando te obligan mediante fuerza, presión o intimidación, a suscribir documentos o avalar decisiones contrarias a tu voluntad o a la ley.

  4. Cuando te asignan responsabilidades que limiten el ejercicio de tu función pública.

  5. Y/o cuando evitan por cualquier medio que las mujeres electas, propietarias o suplentes o nombradas para una función pública, asistan a las sesiones ordinarias o extraordinarias o a cualquier otra actividad que implique la toma de decisiones, impidiendo o suprimiendo el derecho a voz y voto en igualdad de condición que los hombres.

  • Te censuran por desatender a tu familia.

Sufres de violencia en este rubro cuando:

  1. Te discriminan en el ejercicio de tus derechos políticos por encontrarte en estado de embarazo, parto, o impedir o restringir tu reincorporación al cargo tras hacer uso de la licencia de maternidad o de cualquier otra licencia contemplada en la normatividad.

Es un tema muy común hablar de los retos de la conciliación de los roles de las mujeres en la política y la familia, pero no lo es así cuando los hombres aspiran a los mismos cargos, ¿será que en campaña los hombres no tienen hijos pequeños u obligaciones familiares que también acuerdan como gestionar?

Se consideran víctimas indirectas a los familiares o personas que tengan o hayan tenido relación o convivencia con la misma, que sufran, hayan sufrido o se encuentren en situación de riesgo por motivo de la violencia política ejercida o aquellas personas cuya integridad física o derechos peligren por prestar asistencia a la víctima, ya sea por impedir o detener la violación de derechos o la comisión de un delito.


Este 2021 es un año importante para México, que no pinta con buenos indicios ya que según datos del presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para este ejercicio fiscal se redujeron y cancelaron programas y partidas por dos mil 632 millones 606 mil 712 pesos, para promover la igualdad entre mujeres y hombres, erradicar la violencia de género y cualquier forma de discriminación de género, conocido como el Anexo 13; en total 46 de los 57 programas analizados registraron una reducción o fueron dados de baja, según su análisis.


No podemos combatir algo que no reconocemos, pero tampoco puede erradicarse la violencia de género sin los recursos necesarios que garanticen la paridad.


Esta revista en su conjunto pretende ser una voz y herramienta para la visualización de todos estos problemas y ofrecer una ruta de información para la denuncia y lucha de las mujeres por un mundo más igualitario y justo.




Revista Mujeres de la Política año 2 #5 2020

www.mujeresdelapolitica.org

orgmujeresdelapolitica@gmail.com

TW: @MujerdPolitica

FB: @MujeresdelaPolitica

Insta: @MujeresdelaPolitica



68 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo